Falcata con empuñadura en forma de cabeza de ave rapaz. (de Almedinilla, Córdoba). 
Arma característica de los Iberos de la Alta Andalucía, Sureste y Levante meridional entre los siglos V y I a.C. Aparece en otras zonas en pequeño número. Procede de una espada similar del área itálica, que a su vez tuvo su origen en los Balcanes. No deriva pues de la kopis griega, que es una evolución paralela.